Dcoop participa en el proyecto Internet of Food and Farm

Se trata de​ es un proyecto europeo que persigue estimular la adopción de las tecnologías de Internet de Cosas en las cadenas agrícolas y alimentarias europeas
|


La actual irrupción del concepto de Internet de las Cosas junto con el gran desarrollo tecnológico ha impulsado la puesta en marcha de un proyecto a nivel europeo a través del Programa Horizonte 2020. El proyecto pretende demostrar el valor añadido que aportar el internet de las cosas en el sector agroalimentario.


Smart Farming

En las últimas décadas se han producido grandes avances tecnológicos en los sectores productivos de la actividad económica. Sin embargo, el desarrollo de la tecnología agrícola ha crecido a un ritmo muy inferior provocando, en muchas ocasiones, que las explotaciones e instalaciones agroalimentarias se conviertan en grandes desiertos tecnológicos. Para conseguir invertir la actual situación aparece el concepto Smart Farming.


Smart Farming es el resultado de aplicar tecnologías de Información y Comunicación en el sector agrícola, dando lugar a varias aplicaciones como la agricultura de precisión, la utilización de sensores en las explotaciones agrícolas, instalación de Internet de las Cosas en los cultivos y en las explotaciones o incluso la utilización de Big Data. Además, los avances conseguidos son aplicables a explotaciones independientemente de su tamaño.


Descripción IoF2020

En los últimos años la Unión Europea se ha convertido en el primer exportador agroalimentario del mundo. Este liderazgo lo ha conseguido con una baja tasa de implantación de la tecnología de Internet de las Cosas por agricultores y entidades del sector agrícola, a comparación con otros países del mundo como Estados Unidos. A esta realidad hay que añadir que las previsiones de crecimiento demográfico mundial establecen para el año 2050 un total de 9 mil millones de habitantes con el consiguiente desafío para el sector agroalimentario.


En este contexto, la aplicación de Internet de las Cosas puede representar una solución a los retos de la sociedad, de sostenibilidad y de competitividad al que se enfrenta el sector agrícola en un horizonte no muy lejano. A través del desarrollo de este nuevo enfoque de agricultura, el sector agroalimentario europeo incrementará su productividad y sostenibilidad al usar de forma más precisa, eficiente y responsable los recursos naturales.


Como resultado de este desafío, aparece el proyecto europeo denominado Internet of Food and Farm 2020 (IoF2020). El proyecto se encuentra coordinado por la prestigiosa Universidad de Wageningen (Países Bajos) que ha logrado aunar el esfuerzo de un total de 71 organizaciones europeas entre los que se encuentran universidades, centros tecnológicos y empresas de 16 países (Países Bajos, Alemania, Serbia, Bélgica, España, Suecia, Grecia, Italia, Portugal, Dinamarca, Francia, Republica Checa, Reino Unido, Austria, Noruega y Republica de Corea). Esta gran iniciativa que representa IoF2020 ha sido respaldada por la Comisión Europea mediante la financiación de 30 millones de euros, de un total de 35 millones a los que asciende el presupuesto del proyecto, a través del programa de actuación Horizonte 2020. El proyecto tendrá una duración total de 4 años, desde 2017 a 2020. IoF2020 se inició el 1 de enero de 2017 y cuya reunión de lanzamiento se produjo el 21 y 22 de febrero de 2017 en Ámsterdam donde asistieron miembros de las 71 entidades del consorcio.



El objetivo del consorcio a alcanzar en el marco del proyecto es fortalecer la competitividad del sector agroalimentario europeo a través de la implantación de la tecnología de Internet de las Cosas. De esta manera, se conseguirá mantener la posición europea de liderazgo en el mercado agroalimentario mundial. Para conseguirlo se desarrollaran 5 ensayos a gran escala (cultivos herbáceos, productos lácteos, frutas, verduras y carne) que a su vez se encuentran compuestos por un total de 19 pequeñas experiencias pilotos o casos de usos en los que cada uno focaliza su esfuerzos en uno de los productos agroalimentarios de estudio seleccionados.


Finalmente, el proyecto IoF2020 involucra a todos los actores de la cadena alimentaria: desde agricultores, cooperativas, proveedores de equipamiento y logística, empresas de procesamiento de alimentos, hasta organizaciones de consumidores, incluyendo además desarrolladores TIC. Durante los 4 años de ejecución, se evaluará los beneficios industriales, agrícolas, sociales y medioambientales de la aplicación de las tecnologías de Internet de las Cosas en el sector agroalimentario, como por ejemplo, el uso eficiente y preciso de los recursos naturales o la toma de decisiones en base a datos reales y en un menor tiempo.


Papel de Dcoop en el proyecto

Dcoop participa en el segundo paquete de trabajo del proyecto IoF2020, más concretamente, en el piloto a gran escala denominado ‘Frutas, vinicultura y oleicultura’. Dentro de este ensayo piloto, Dcoop implantará soluciones tecnológicas de aplicación en olivar, las cuales serán diseñadas y desarrolladas por la empresa especializada en software y soluciones tecnológicas para el sector agroalimentario, Hispatec, colaborando en los desarrollos y modelos de aplicación el centro tecnológico especializado en I+D+i dentro del sector hortofrutícola, la Fundación Tecnova, que además participará en el correcto seguimiento de las medidas implantadas. Estas entidades cooperan activamente entre ellas en la búsqueda de los mejores resultados.


Se llevarán a cabo implantaciones de herramientas IoT en campo, maquinaria agrícola y almazara en dos localizaciones europeas: España, que es la zona de estudio principal y donde mayores esfuerzos se realizarán; y Grecia, zona de estudio secundaria.


Dcoop, al ser el mayor productor mundial de aceite de oliva y aceituna de mesa, juega una pieza clave en caso de estudio del olivar, ya que cuenta con más de 400.000 hectáreas en las que crecen una cifra superior a los 50 millones de árboles de algunas de las variedades más productivas como Hojiblanca, Arbequina o Picual, entre otras. Adicionalmente, el grupo Dcoop presenta tanto extensiones de regadío como de secano en diferentes áreas pedoclimáticas en cultivos ecológicos y convencionales.



Todo esto hace posible la elección de las mejores extensiones de cultivo para la implantación de sensores, así como de la selección de las almazaras y maquinaria agrícola que serán monitorizados para obtener la trazabilidad durante todo el proceso de cultivo, manejo, recolección y fabricación. Dicha trazabilidad, resultado de la recopilación de toda la información generada por los diversos sensores instalados durante la ejecución del proyecto, se ofrecerá al consumidor en el envase del producto final obtenido.


En el ámbito de las explotaciones agrícolas, el resultado será la instalación de equipos de medida que permita analizar parámetros agroambientales que afecten a la producción y rendimiento del olivar. Adicionalmente, se pretende realizar una monitorización del uso de la maquinaria agrícola utilizada en el campo en actividades de manejo del cultivo.


En lo que respecta al ensayo piloto en almazaras, se persigue equipar de sensores con la capacidad de registrar variables como temperatura, presión o humedad en las distintas etapas durante la obtención del aceite de oliva. Asimismo, se pretende innovar en el proyecto mediante la aplicación de tecnología NIR que, sumada a lo anterior, permitirá gestionar la información generada para alcanzar unos resultados óptimos en cuanto a rendimiento, calidad y trazabilidad del producto desde el campo hasta el envasado.


Por último, se ofrecerá la información recopilada por los sensores instalados a lo largo de la cadena de valor al consumidor. De esta forma se dotará un valor añadido al producto final que incremente la diferenciación en el mercado. Para ello se implantará una solución del sector de la tecnología de información y comunicación (TIC) aplicable a los envases de aceite de oliva. La intención del caso de uso es ofrecer información a los consumidores sobre el origen y procesos a los que ha sido sometido el producto que van a consumir.


Objetivo Dcoop

Los esfuerzos del proyecto IoF2020 se encaminan a demostrar el potencial de las nuevas tecnologías para cambiar la agricultura tal como la conocemo. El previsible cambio de paradigma en el sector agrario conllevará una gran modificación en la forma de producir alimentos en Europa. Si se produce esta revolución agrícola, con total certeza se abrirá un nuevo camino lleno de grandes retos a superar pero a su vez con importantes oportunidades para la innovación en este ámbito.

El objetivo general de Dcoop, a alcanzar en el seno del presente proyecto, es llegar a medir parámetros limitantes de la producción, calidad, costes y trazabilidad del producto elaborado. La presente actuación representa el primer paso para tomar decisiones en tiempo real y establecer una estrategia a largo plazo fundamentada en los datos recogidos en campo y almazara. Asimismo, se espera aumentar la sostenibilidad de los cultivos mediante la monitorización y realización de actividades agrícolas más acertadas. Además de las aplicaciones prácticas mencionadas, es de mencionar que se generarán nuevos conocimientos a raíz de los resultados los cuales ayudaran a mejorar los cultivos y los procesos de fabricación así como del análisis de los nuevos datos que se monitorizarán y que hasta ahora no se tienen en consideración.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.